Castleivar

Las últimas noticias del mundo de los negocios y la economía

Israel y Palestina, un favor a la solución de dos Estados | Internacional

Israel y Palestina, un favor a la solución de dos Estados |  Internacional

Israel e Irán son enemigos declarados. El primero se percibe en la República Islámica como un tormento existencial, y esto se recrea en la retórica antiisraelí. Por eso les sorprendió que el Ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hossein Amirabdollahian, declarara en el Foro de Doha que ambos coinciden en una cosa: el retorno a la solución de dos Estados para Palestina. Precisamente la fórmula que, ante la deriva de la guerra en Gaza, está trayendo de vuelta el baúl de recuerdos de diversos líderes internacionales (Biden, Xi, Macron o Sánchez, entre otros).

Ya sabemos que los extremos se encuentran. En este caso, sólo formalmente porque no se puede distinguir mejor la razón por la que los extremistas de ambos lados se oponen a un Estado palestino en igualdad de condiciones con los israelíes (Resolución 181 de la ONU). Mientras los jueces supremacistas que apelaron al gobierno de Benjamín Netanyahu quieren un Estado exclusivo para el pueblo elegido, los gobernantes islámicos de Irán y sus socios palestinos acuden a los jueces del mar. Propone, como recordó Amirabdollahian, un referéndum para determinar el destino de Palestina, pero sobre la base de que “sólo votaron los descendientes de quienes vivían en este territorio antes de 1948” (los únicos judíos eran un tercio de la población). Se decide, volver a la casa de venta como si nadie hubiera pasado en 75 años.

Mucha gente se pregunta estos días si no hay solución al problema. En los casos en los que cada década enfrenté conflictos, leyó todo tipo de sugerencias. Desde los maximalistas del ganador lo encontramos todo hasta un idílico estado binario que reconoce múltiples identidades (incluyendo judíos y palestinos, musulmanes y cristianos, drusos, beduinos y alguna que otra minoría), pasando por distintas formas de federación. Sobre el papel todo es posible. La realidad es otra cosa.

Si bien algunas de nuestras propuestas tienen más mérito que otras, todas afectan al hombre de dos pueblos que reclama una tierra. Exige que ambos hagan concesiones dolorosas, como fue el caso cuando israelíes y palestinos aceptaron los Acuerdos de Oslo de 1993 (en los que Palestina quedó reducida al 22% de su territorio histórico). Apoyado por uno de sus pilares, el Primer Ministro israelí Isaac Rabin (en manos de un juez extremista) en 1995, emprendió este objetivo. Desde entonces, los israelitas se han asegurado de hacer imposible un Estado palestino viable (a través de las colonias, sí, pero también con la inestimable ayuda de una corrupta Autoridad Nacional Palestina), dando lugar lamentablemente al odio de grupos islámicos como Hamás. Y, sobre todo, con la complicidad de sus alias occidentales.

La discusión de qué pasó primero es la gallina o la gallina. La urgencia de la calamitosa situación humanitaria en Gaza requiere más que el colmo de los milagros: decisiones ya drásticas. La idea de los dos Estados parece ser la de abandonar hoy un territorio destruido por los bombardeos y casi por un bloqueo de viviendas, servicios sanitarios y comunicaciones. Después de años de defender la boca, sus valedores occidentales están perdiendo credibilidad. El desequilibrio entre un Estado israelí pleno y un aspirante a Estado palestino sin recursos, infraestructura o incluso reconocimiento de la otra parte parece insalvable. Las heridas y el desafío mutuo, incluso el odio que ha aliviado la violencia, hacen difícil tener ganas de charlar. Pero, ¿Cual es la alternativa? ¿Un régimen de apartheid? ¿El genocidio?

Sólo porque los extremistas de ambos lados recuperaron los dos estados y sufrieron el dolor de revisar el proyecto. No será fácil. Pero primero tenderé a pedir las armas.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Avatar photo

Jesus Manuel Sanchez Delgado

Entradas relacionadas

Read also x