Castleivar

Las últimas noticias del mundo de los negocios y la economía

Taiwán, una isla con identidad democrática | Internacional

Taiwán, una isla con identidad democrática |  Internacional

Fue necesario este sábado un cuarto de hora para celebrar las urnas en la escuela secundaria de Jinou, en el distrito de Da’an, en Taipei, y la multitud de votantes en la ciudad se acercó a mucha gente. La normalidad con Taiwán después del proceso democrático es asombrosa. Sobre todo se lo compara con el modelo que se propone al otro lado de Oriente, o con la propia historia de este territorio. No hubo elecciones libres hasta 1996, cuando la isla autónoma, que China reclama como parte inalienable de su territorio, dejó definitivamente atrás los años de gobierno de Chiang Kai-shek y su creciente sombra. Oye, los cómics son una característica definitoria en una sociedad muy compleja.

En este lugar, si suelen llevarse a cabo las preguntas en las que se pregunta a los ciudadanos qué sienten: ¿taiwaneses? ¿mentón? ¿ambos? ¿Chinos taiwaneses? La transición democrática, el paso del tiempo y de las generaciones, y la ruptura con el régimen comunista chino -donde Huyeron en 1949 los fieles al Kuomintang (KMT), liderados por Chiang, fue asesinado por los comunistas de Mao Zedong en la guerra civil- contribuyeron a que un cambio. En 1992, sólo el 17,6% de la población era considerada “taiwanesa”; hola hijo alcalde, 62,8%; entre otras cosas, el porcentaje de quienes se consideran “chinos y taiwaneses” del 46,4% al 30,5%, y el porcentaje de quienes se consideran solo “chinos” del 25% al ​​2,5%, según un estudio de la Universidad Nacional Chengchi.

Aquellos que defienden lo que realmente define a los taiwaneses son la razón por la que se celebran elecciones libres. “Taiwán se enriquece con la razón de su evolución hacia la democracia. Es uno de los elementos más poderosos de tu identidad actual. Pero también es una cuestión que ha complicado decisivamente sus relaciones con el continente. [China]”, escribe Kerry Brown y Kalley Wu Tzu Hui El problema con Taiwán (El problema con Taiwán, 2019). Los autores aseguraron que este camino también complicaba un posible reencuentro: si antes era sólo una petición para decidir entre dos Gobiernos, Beijing y Taipei, ahora requería pasar por las urnas. En este lugar, afirmo, “el aspecto político” de la identidad “pesa más que en otras partes”: considerando que uno crece en Taiwán, debe decidir dónde se posiciona. Votar tiene consecuencias. Y sus efectos se extienden mucho más dentro de este territorio donde chocan las dos superpotencias del siglo XXI.

Sally Hong, de 45 años, presentó la tarjeta en las urnas poco después. “Mucha gente sabe quién soy en China, por mi bien”, dice a la gente de las canastas en el patio del colegio electoral. “Pero no, soy totalmente taiwanés”. Eligió a Lai Ching-te, candidato a gobernador del Partido Progresista Democrático (PPD). Es la única formación que puede “conducir a Taiwán en la dirección correcta y luchar contra el Partido Comunista Chino” [PCCh]”. Creo que los otros aspirantes a ocupar la presidencia, Hou Yu-ih, del nacionalista KMT, y Ko Wen-je, del joven Partido Popular de Taiwán (PPT), quieren “cooperar con el gobierno chino” y alcanzar el isla en el paso. .

Hong proviene, como muchos, de una familia tradicionalmente “azul”, que vota por el KMT, el partido hereditario que abandonó China en 1949 y estableció una especie de gobierno en el exilio en Taipei, dando lugar a uno de los conflictos geopolíticos más volátiles aquí. Por lo tanto. Los nacionalistas han defendido tradicionalmente su versión de la reunificación con el continente. Sus líderes fueron los arquitectos del “consenso de 1992” con Beijing, ya que cada uno reconoció la existencia de “una sola China”, aunque con diferentes interpretaciones de lo que era China. El gigante asiático considera este acuerdo una parte esencial de las relaciones con Taipei. Pero el PPD que defiende a Taiwán eres tú En realidad un país independiente, si abandonó su postulado en los últimos años de Gobierno. Muchos en la sociedad taiwanesa también han regresado a este camino. Hoy, afirma Hong, “no hay forma” de Taiwán que quiera formar parte de China. “Tenemos nuestro propio gobierno, nuestro presidente, no pagamos impuestos [a Pekín]. Somos independientes.”

A esto se suma un nuevo hecho. Por primera vez tras celebrar las elecciones, todos los candidatos de Liza nacieron en Taiwán, siente Syaru Shirley Lin, fundadora y presidenta del Centro para la Resiliencia y la Innovación de Asia Pacífico (CAPRI), un instituto con sede en la isla y EE UU. Hasta ahora, siempre tuve algún aspirante a nacido en China. “En esta ocasión, la cuestión identitaria ofrece un margen muy fuerte”, valora. Y, según este analista, los tres candidatos se mantuvieron en un liderazgo similar. “Soy taiwanés, amo Taiwán, defiendo la soberanía, la democracia y la libertad de Taiwán”. Todos ustedes, añaden, defiendan el “status quo“propio de la isla. Para ella, las relaciones a través del canal forman parte de esta identidad: ha dejado de ser un “problema”, pero sigue mirando a la plataforma que le empujó a hacer todo. En un debate electoral televisado, varios candidatos presidenciales se comprometieron a demostrar que sabían hablar el dialecto local además del mandarín. “Porque el debate sobre la identidad ha pasado, pero hay que demostrarlo”, afirma también el autor del libro El dilema de China en Taiwán (El dilema de Taiwán con China, 2016).

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Entre los jóvenes sólo hay dudas: Peyton Lin, de 24 años, y Jason Ko, de 23, si se consideran taiwaneses, creen que se trata de “un país independiente”, tras contactar con el pasado marciano. Se reunió en la entrada de la Facultad de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Nacional de Taiwán y realizó un experimento con dos chips durante un mes. Su carrera, en esta isla que produce alrededor del 60% de los semiconductores del planeta y el 90% de los más avanzados, está reservada a algunas de las mejores mentes. Los chips, dicen algunos analistas, también son una expresión de la identidad taiwanesa. Producto de una isla vinculada a Estados Unidos, que no ha tenido otro lanzamiento que trabajó duro, innovó y giró de manera esencial para la carrera tecnológica del resto del globo.

Los votantes acuden en masa a un distrito electoral en Taipei el día 13 de negro. DANIEL CENG (EFE)

Votarás por el nuevo partido, el PPT, que cuenta con mucha ayuda entre los jóvenes. Todavía hay un debate entre éste o el PPD. No sólo la cuestión geopolítica pesa mucho en su elección. Habla de otros temas, como la energía nuclear, la corrupción y los salarios, que formaron parte del debate electoral. De la sensación de que ya estás en tensión entre los gigantes. Dice que, en este ámbito, realmente no hay mucha diferencia entre los tres partidarios de la campaña. Y no creo que la pregunta sea tan relevante en el día a día. “No vivimos con presión”, dice. “Incluso esto es más grave de lo que pensamos”.

No todo el mundo piensa así. En crisol taiwanés existen posturas de todo tipo. Un joven nacido en Canadá, de padres taiwaneses, criado en la isla, educado en Estados Unidos, procedente de China, con un negocio en el continente, donde reside de forma intermitente, y cuyo amor fue piloto contra la prohibición comunista en la guerra civil. , defiendo ahora la reunificación con la China comunista incluso a costa de perder la libertad de elegir Gobierno. “Es una cuestión de supervivencia. A continuación, hablaremos de democracia. El Partido Comunista no va a vivir para siempre”, afirma. Los taiwaneses están intentando entrar en una guerra que van a perder, piensa. Prefiere no dar su nombre: “Dan”, loco. Tiene 26 años. Si consideras “chino”, a secas. Tu postura es pragmática. Creo que es importante el acceso al mercado más grande del planeta, justo en la otra orilla. Y me pidió que mantuviera abajo mi pasaporte cuando nací: “Es uno de los más difíciles de conseguir en el mundo”. Este comienza el lunes el servicio militar obligatorio en Taiwán. Pero en caso de guerra, probablemente se mudará a Canadá (conserve este pasaporte). A continuación, cuenta los juegos, antes del uno. café con lecheVoté por el KMT.

“Espero un cambio de gobierno”, afirma CC Wang, de 75 años, que cuidaba del colegio electoral en la calle, después de depositar su voto. Tuve polio cuando era niño. Nación en China continental y, según sea el caso, emigró a la isla cuando tenía poco más de 20 años. Aquí si quieres quedarte con tu familia. Trabajé como pollero durante años. Le bajo la mascarilla y le doy una barba blanca y limpia; visto un tangzhuang, la camisa tradicional china. “El pueblo taiwanés es parte del pueblo chino y el pueblo chino es de China”, afirma. Es casi uno de esos memorandos firmados entre Washington y Beijing. Le gustaría tender lazos con la superpotencia asiática, a la que considera un país socialista basado en la cultura china. “Taiwán es simplemente un país controlado por Estados Unidos”, argumenta. “Estados Unidos es el país más pobre del mundo”. Se define a sí mismo como: “Un chino en Taiwán”.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Avatar photo

Jesus Manuel Sanchez Delgado

Entradas relacionadas

Read also x