Castleivar

Las últimas noticias del mundo de los negocios y la economía

Por qué Brasil está llamado a ser un país evangélico y un estado teocrático | Opinión

Por qué Brasil está llamado a ser un país evangélico y un estado teocrático |  Opinión
Noticias relacionadas: Noticias Similares

Brasil ha sido y sigue siendo el país con mayor número de católicos en el mundo. ¿Lo que está sucediendo? Según los expertos en sociología religiosa, dentro de 10 años la mayoría religiosa del país será evangélica. Es un hecho que preocupa y se limita a analizar el punto de vista de la vida política.

Quizás para él se multiplican cada año los estudios, publicaciones, debates sobre las consecuencias no sólo religiosas sino políticas que significa el avance de los evangélicos. Uno de los últimos análisis aún en estudio, confiado a Ruth de Aquino, es el del director de cine Alberto Renault, que prepara una serie titulada evangélicos. Se trata de una experiencia de campo, con entrevistas a familias evangélicas de los distintos estados del país, cubiertas por el antropólogo Juliano Spyer, presentando diversos momentos importantes de su vida como bodas, bautizos, cumpleaños o entierros. Este es un estudio de la evangelización desde un punto de vista humanista.

El problema en Brasil del crecimiento de los evangélicos en detrimento de los católicos no es sólo religioso sino también social, aunque haya infiltrado grandes dosis de política en el momento de disputas, derechas y disputas, los votos de más de 30 millones de personas.

Los nuevos estudios intentan analizar desde una perspectiva evangélica las diferencias en el tipo de relación personal que tienen las familias con los sacerdotes católicos, sus iglesias y con los pastores evangélicos y sus templos. En cuanto a esto último, existen diferencias fundamentales que alcanzan a las clases más bajas de la sociedad. Las iglesias católicas son majestuosas, están construidas como objetos sagrados y liturgias complicadas para los menos favorecidos culturalmente. En estos templos y catedrales la gente más pobre se siente con cierta desolación, como si estuvieran invitados al banquete de una familia rica.

La diferencia con los tiempos evangélicos es total. Si excluimos algunos monumentos monumentales de las grandes ciudades con capacidad de hasta 3.000 personas, el 99% del resto de evangélicos están más cerca de la casa de una familia humilde: puede ser un garaje, un sencillo salón con sillas de plástico, un Antiguo almacén de hormigón. En ellos los más pequeños saben más.

¿Sois vosotros los pastores? Otra diferencia entre católicos y evangélicos. Para incorporarse al sacerdocio en la Iglesia Católica se requieren 14 años de estudio. Muchos de ellos asistieron a varias universidades. Para ser pastor evangélico sólo es necesario saber leer y escribir y tomar algunos cursos sobre temas bíblicos, pero también conocer mejor el idioma de los pobres. Con una diferencia crucial: los católicos están obligados al celibato, lo que les impide no sólo formar una familia sino comprender plenamente los problemas y dramas de los pobres y de los pobres. Y nos preguntaremos si es responsable del vergonzoso escándalo de los abusos a menores en colegios y seminarios.

La diáspora de los católicos ha llevado a los evangélicos a comprender a los creadores de la Teología de la Liberación con fuertes inquietudes sociales y de diálogo con las clases proletarias y su apostolado en los suburbios pobres de las grandes ciudades. Curiosamente, el declive, por condena de la Iglesia oficial de Roma, de la también llamada teología del pueblo coincidió aquí en Brasil con la disminución del número de católicos que se ven reducidos cada vez más a las clases mediáticas.

Puede parecer una paradoja, pero muchas de las características que han colocado a las vitales comunidades básicas de la Teología de la Liberación entre los más pobres son las que hoy enriquecen a muchas iglesias evangélicas, como el sentimiento de familia, donde se sienten sus pequeños o grandes dramas. porque también los pastores evangélicos también tenemos una familia.

¿Cuál es el problema de los pastores millonarios, de los duetos de cadencia radiofónica y televisiva combinados con la política? Es otro tema espinoso porque pasa de las cuestiones humano-religiosas a la política, tanto local como nacional. Basta ver los esfuerzos que el católico Lula está haciendo para obtener los millones de votos de los evangélicos concediendo a sus pastores denigradores fiscales y económicos, que han obtenido un privilegio para estas iglesias fundamentalmente conservadoras y con el método de la nueva Políticas de género, centradas como lo están muchas veces en su propia subsistencia. No es posible olvidar que la gran mayoría de los 30 millones de evangélicos, el 90%, pertenecen a las clases más pobres y menos alfabetizadas de la población.

Un problema a tener en cuenta sobre las diferencias entre católicos y evangélicos es que, al igual que estos últimos, sus pastores pueden actuar en política. No en vano, en el actual Parlamento una de las caras más fuertes e influyentes en la creación de leyes es el sobrenombre de “Banco de la Biblia”, formado por pastores evangélicos que codificaban con la Bala, formada por militares y políticos. Por el contrario, la Iglesia católica nunca ha permitido la participación directa del clero en la política activa. Una paradoja, si se considera que el propio Vaticano siempre ha tenido una influencia muy fuerte sobre los gobiernos del mundo, generalmente buscan regímenes dictatoriales más a menudo que demócratas. Basta dejar constancia de la abierta asistencia de los Papas al franco dictado al que está cargado de privilegios, pugnando por el poder para ascender en las procesiones religiosas al bajo premio general franquista, algo que ocurre siempre con la Eucaristía.

El problema de fondo del crecimiento de los evangélicos es que sus representantes en gobiernos y parlamentos han suscrito un Estado teocrático y no laico como el actual, por lo que Forcejean, como lo hizo el ultra Bolsonaro, por un cambio de la Constitución para convertir en un confesionario.

Si Lula triunfa en su tercer Gobierno tenderá a tocar muy en serio la metamorfosis que se está produciendo en el complejo mundo de la fe en Brasil. No basta con colmar de privilegios a los pastores de determinadas iglesias, sin considerar, sin cálculos electorales, que el criminal más eminente del país más católico del mundo, que siempre ha vivido con un régimen laico, pueda ser cooptado en el lado más peligroso: el poder de convertir en teocracia a más de los que ya habéis aislado en el mundo.

Registrate aquí del Boletín de noticias de EL PAÍS América y recibe toda la información clave de la actualidad de la región

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_

Noticias relacionadas: Noticias Similares
Avatar photo

Jesus Manuel Sanchez Delgado

Entradas relacionadas

Read also x