Castleivar

Las últimas noticias del mundo de los negocios y la economía

Nicolas Schmit: El candidato socialista a la Comisión Europea: “No hay compromiso posible con la extrema derecha ni con quienes la amparan” | Internacional

Nicolas Schmit: El candidato socialista a la Comisión Europea: “No hay compromiso posible con la extrema derecha ni con quienes la amparan” |  Internacional
Noticias relacionadas: Noticias Similares

Nicolas Schmit dice: “No es posible ningún compromiso con la extrema derecha o con aquellos que se preocupan y aprenden”. La luxemburguesa, comisaria europea de Empleo y Derechos Sociales, será proclamada este sábado spitzenkandidat del Partido Socialista Europeo (PSE). Esto significa que será el cabeza de lista de su familia política para decidir convertirse en el próximo presidente de la Comisión Europea. Todo ello en un momento convulso para una Europa que aún denuncia las consecuencias de la pandemia, con una guerra en el continente -Rusia contra Ucrania- y con una profunda división ante las vulnerabilidades de la legislación internacional de Israel con sus ataques a Gaza. Una Europa insensibilizada en la que avanzan el populismo y la extrema derecha. Quién vende soluciones rápidas (y, en realidad, entregables) a los problemas, denuncia Schmit (Differdange, Luxemburgo, 70 años), que habla con EL PAÍS entre reuniones y encuentros en la sede del Partido Demócrata en Roma en la previa. al gran congreso del PES.

Su principal rival es Ursula von der Leyen, la actual jefa del Ejecutivo comunitario, de la familia del Partido Popular Europeo (PPE), favorecida para repetir mandato. La alemana centró su discurso en el blindaje y el refuerzo de la seguridad en Europa con una nueva política de defensa y aseguró que no hará tratos con los “amigos de Putin” ni con formaciones “anti-OTAN”. Esto habría descartado teóricamente formaciones como el Reagrupamiento Nacional francés, de Marine Le Pen, pero dejó espacio a diversos partidos de ultraderecha, como el de Giorgia Meloni (Hermanos de Italia), que se ató al poder precisamente de manos del conservadores de la familia Von der Leyen.

Que el congreso del PSE en Roma es un gesto más contra las alianzas de ESAS con los ultras. “La extrema derecha, aunque sea otro partido, otro grupo parlamentario, mantiene un discurso antieuropeo, nacionalista, a veces odioso y divisivo”, afirma Schmit, que enciende una chapa con la luz de una rosa roja en la solapa del chaqueta. “Intentan sacar provecho de tal o cual situación, como hacemos ahora con los agricultores y agricultores. Y mi madre está en otra cosa. En contra del glifosato, ahora descubro que está a favor del glifosato. Son partidos que no tienen ninguna visión del futuro, de los aviones, excepto volar”, afirma rotundamente. “El problema de lo que estamos haciendo es que es la paz de Europa, pero también es la paz de nuestro modo de vida, la consideración de valores fundamentales para quienes han luchado durante décadas. Es el equilibrio de la protección social, que es un elemento de cohesión”, añade.

Schmit es poco conocido a nivel europeo, incluso dentro de la burbuja de las instituciones comunitarias, pero tiene la imagen de un político solvente y honesto que no busca protagonismo, sino que renuncia a hacer el trabajo. Era el único que aspiraba a spitzenkandidat de su partida y durante mucho tiempo, para meditar con Von der Leyen. Algunas voces afirman que aunque no se les vea como un ganador, el comisario es la mejor base para negociar con las grandes potencias en el departamento postelectoral y dar su contribución a la Comisión más izquierdista. “Hagamos campaña para ganar, entonces veremos la realidad de los números, la composición del Parlamento Europeo. Queremos influir en el trabajo de la Comisión y negociar políticas. Esto es fundamental”, afirma Iratxe García, presidenta del grupo de los Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, durante la presentación del Congreso.

Su hoja de ruta es caminar hacia una Europa más social y feminista que avance hacia una “transición verde justa”, dice. “No hemos tenido una ruptura en el pacto verde, pero se necesita una política de diálogo social acompañada de políticas sociales y de mercado laboral. Esta transición debe ser diferente, debe ser una transición justa”, señala.

cordón sanitario

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Los argumentos de Schmit dejan claro que Von der Leyen no tiene garantizada su ayuda para un segundo compromiso si rompe este cordón sanitario contra la ultraderecha. La conservadora alemana, que puede ser presidenta precisamente con los votos de los ultraconservadores polacos y húngaros, sabe que su margen es estrecho y en los últimos tiempos se ha dedicado a hacer guiños a la extrema derecha y al sector más tradicionalista de su partido. , en elementos como la agenda verde. Schmit nos asegura que no todo vale. “¿Puedo pertenecer a un grupo radical de extrema izquierda? Puedo adjuntarlo a alguien que lo conozca o se comprometa con él. [el nacionalpopulista húngaro Viktor] ¿Orbán? De ninguna manera. “Tenemos una línea roja absoluta porque van en contra de todos nuestros valores y de todo lo que tenemos que hacer, tenemos que talar y construir todo en la Unión Europea. No queremos tener nada que ver con estos partidos y el candidato. [Von der leyen] hay que reflexionar y elegir a los aliados”, señala Schmit.

Pone diferentes ejemplos, no sólo el italiano, que ha sido el gran laboratorio del PPE por sus alianzas políticas con los ultras: también lo hizo en Finlandia, en Suecia, coqueteando con el ultra Geert Wilders en Holanda y el Partido Popular. Creó una alianza con el partido ultra y euroescéptico Vox para gobernar municipios y comunidades autónomas y fundó una coalición de gobierno.

Schmit se centra más en una agenda social, pero en una Europa en una situación complicada, asegurándose de no estar en desacuerdo con el cambio. “Prefiero que podamos beneficiarnos del dividendo de la paz. Desafortunadamente, algunas personas muy curiosas preguntarían lo contrario y, de hecho, le debemos a nuestros hijos y especialmente a nuestros hijos la seguridad”, señala. “No podemos aceptar que nuestros hijos sean modificados permanentemente [de Vladímir Putin]al canto permanente de un poder [Rusia] que es una potencia imperialista y, por su orientación, una potencia fascista”.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Noticias relacionadas: Noticias Similares
Avatar photo

Jesus Manuel Sanchez Delgado

Entradas relacionadas

Read also x