Castleivar

Las últimas noticias del mundo de los negocios y la economía

El gran pueblo ruso de Putin | Internacional

El gran pueblo ruso de Putin |  Internacional

Más de dos millones de preguntas fueron dirigidas a la administración del Kremlin para que el presidente Vladimir Putin las conteste en su renovada convocatoria anual con los medios y la ciudad, según el cálculo de los receptores. Las de los maratonistas y las múltiples pruebas que se desarrollaron en diferentes escenarios han convertido este año en un espectáculo único.

Entre las preguntas que se dirigieron al secretario de prensa del presidente, Dmitry Peskov, se encontraban varios periódicos de los medios de comunicación moscovitas, que pedían información sobre las razones por las que los ciudadanos se trasladaron a la guerra en octubre de 2022 (Operación Militar Especial). en terminología oficial) hay algunas rotaciones y no hay tiempo para regresar a sus hogares. En varios lugares de Rusia, los familiares de estos ciudadanos exigen el regreso (no previsto por las autoridades) de esos hombres, a quienes desde su marcha han visto sumo de forma intermitente en breves vacaciones dominadas por la angustia del deseo frontal. Por ahora, las autoridades locales torean a estas esposas y madres y tratan de disuadirlas de salir a la calle o convencerlas para que vayan a sus casas.

En la visión del presidente sobre la confrontación, los periódicos rusos hacían cábalas. ¿Putin tuvo el coraje de responder a las familias de los movilizados? El interrogatorio también puede leerse desde los arándanos de la noche en una pantalla electrónica que sirve de fondo para un comentario en el primer canal de la televisión rusa. Luego el texto desapareció.

En el largo tema abordado, que incluyó la fuga de aves en Rusia y la situación en Argentina, el presidente evitó hablar del regreso y no sólo de eso. Su seguridad de que “hoy no hay necesidad” de moverse no está garantizada para mañana.

La movilización imputada en octubre de 2022 afectó a 300.000 personas. Actualmente, el contingente ruso en Ucrania, según Putin, es de 617.000 personas, de las cuales 486.000 son voluntarios. Esta última cifra precisa aumenta en 1.500 por día. “Directamente en la zona de combate” los movimientos son 244.000, afirmó el Jefe de Estado.

Algunos de los combatientes irrumpieron en la conferencia de prensa de Putin. También le llamaron la atención los problemas de los veteranos de organizaciones militares privadas (como el grupo Wagner de Yevgueni Prigozhin). Un ciudadano llamado Sóbolev, vestido con ropa de camuflaje, sin embargo, siendo miembro de una de estas compañías, había negado repetidamente su acreditación como veterano de acciones militares. Putin dijo que este tipo de organización no existe formalmente. Y esto es cierto desde el punto de vista de la legislación rusa, lo que no implica que no exista en la realidad.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Putin acusó al ministro de Defensa de haber creado un problema, por lo que las “diferentes relaciones” de esas compañías militares con el Estado ruso fueron canalizadas por sus “comandantes”. “Lamentablemente los pagos se han hecho efectivos” y “hoy es muy difícil incluirlos en la lista” de las partes integrantes de esas unidades militares, explicó el presidente. De esta forma, Putin admitió la existencia de un sistema de negociación que evoca a las brigadas de construcción o recolección en las que se paga a los expertos por todo el trabajo a realizar y se divide la suma entre los miembros de su grupo. Putin afirmó que los derechos de estos contingentes “deben ser reconocidos” y equipados con otros combatientes y prometió trabajar para resolver el problema, “en ocasiones cambiando la ley”. El poderoso jefe de Estado, al que está subordinada toda la estructura política, dijo que trabajaría para resolver el problema. No expliqué por qué no lo hice antes.

Insatisfacción

La guerra, incluido el fin de la movilización y la victoria, es el tema sobre el cual el alcalde de los ciudadanos (21%) pidió a Putin que se preguntara, tras una encuesta en el centro Levada. Lo impactante de esta entrevista no está en esta prioridad, sino que en el siguiente porcentaje de los escuchados (10%) era evidente que no querían preguntarle nada a Putin y que no se conectaban a la televisión para verla. A continuación, con tasas del 8% o menos, seguimos a quienes están interesados ​​en cuestiones sociales y económicas.

Las preguntas de que Putin no se presentaría para refutar lo que él había contestado evasivamente le permitieron descubrir dos focos de descontento entre sus seguidores más numerosos e implicados, aquellos que tuvieron la oportunidad y ayudaron a la invasión de Ucrania. Es una insatisfacción por el hecho de no estar estructurados en un movimiento y mucho menos en un partido, pero que existe. Su naturaleza es muy diferente de la naturalidad de las demandas de la oposición (en gran parte en el exilio) que se manifiesta en defensa de la democratización en Rusia. Estas áreas requieren un cambio político que hoy centraliza gran parte de su energía en apasionados debates sobre cómo abordar las elecciones presidenciales del próximo marzo.

Los luchadores por la libertad y la democracia, ya sea en prisión, en la clandestinidad o en el exilio, son castigados implacablemente por el régimen y ocupan una posición minoritaria en Rusia. A cambio, las mujeres que esperan y los hombres que esperan son parte de esa mayoría que apoya al régimen. Es un alcalde que no habla de la guerra en Ucrania, sino de la forma en que se trata a los campos y a los servidores concretos del Estado representados por Putin. Por tanto, la estrella de este último puede tener un impacto social mucho mayor que la del primero.

Por otra parte, la huida de los movilizados hacia sus hogares contribuirá a la reintegración en la sociedad de cientos de miles de hombres muertos en la guerra que evoca una posición digna y de respeto (desde el punto de vista económico y también moral) en el sistema. que he defendido. Su sustitución por otros civiles sin experiencia en la guerra podría haber provocado una nueva ola de protestas como las que ya se habían escuchado durante la primera movilización.

Las mujeres que esperan y los hombres que viven en Ucrania forman ese “gran pueblo ruso” en el que Putin dice confiar con su “exceso de ingenio y credulidad” antes de sus “supuestos socios” del año 2000. La historia nos enseña cuáles fueron las consecuencias del descontento y la ira de la gente a principios del siglo pasado.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Avatar photo

Jesus Manuel Sanchez Delgado

Entradas relacionadas

Read also x