Castleivar

Las últimas noticias del mundo de los negocios y la economía

Pese a todo, los brasileños se sienten orgullosos de sus vidas | Opinión

Pese a todo, los brasileños se sienten orgullosos de sus vidas |  Opinión

Brasil siguió esta vez con gran interés la crisis política y vivió la vida existencial de sus hermanos argentinos, mientras el caso de Milei revivió la historia de Bolsonaro. Y, sin embargo, los brasileños, tras las últimas investigaciones, se sorprendieron al descubrir que, considerando todas las cargas, todas sus crisis, sus deseos dolorosos, la permanencia del racismo, la agonía de la violencia que sienten, en un lugar agradable, satisfecho y orgulloso de su país.

En promedio, según 32 estudios, el 83% de la población se siente orgullosa de Serlon y el 74% vive aquí. El momento de menor estimación, del 48%, fue durante la presidencia del ultraderechista y golpista Bolsonaro.

En la reciente obra “Biografia del abismo”, de Felipe Nunes y Thomas Trauman, el país aparece políticamente dividido en dos, entre la izquierda y la derecha, sin espacio para una tercera vía, un centro, reducido al 6%. Los autores concluyen que lo que hemos encontrado en este momento en Brasil no es sólo una polarización entre izquierdas y derechas, sino una verdadera “calcificación” que se siente en todos los sondeos.

Pero lo que llama la atención es que a pesar de la crisis política, el profundo afán económico y el racismo amenazado que se resiste a muerte; A pesar de la preocupación que afecta a la población por el resurgimiento de la violencia, los brasileños siguen contentos con su país.

Por ejemplo, según las últimas encuestas de Quaest, la mitad de la población confesó haber tenido la sartén por el mango alguna vez en su vida. Ello ha animado al nuevo gobierno Lula a pensar en crear un ministerio dedicado exclusivamente a la cuestión de la seguridad de las ciudades, ya que el crimen organizado, en fuerte connivencia con una parte de los políticos que lo utilizan para buscar votos, se está convirtiendo en el alcalde pescadilla de la los ciudadanos.

Lo que llama la atención en los estudios estadísticos es que, a pesar de todo, los brasileños siguen sintiéndose orgullosos de Serlo. También se revela en las redes sociales donde aparece un país feliz, feliz, como si se ignoraran los graves problemas que lo aquejan. Tuvo que escribir irónicamente a la lectora Mauriza Perlaba del diario O Globo que “Narciso dejó de mirar la vista”.

Quizás para entender esta aparente contradicción entre la dura realidad social de este país y su alto índice personal de satisfacción del sentimiento brasileño, sea cómo buscarla en el calibre de su riqueza cultural, de la mezcla de identidad, de su carácter festivo. todavía en medio de sus frustraciones e insatisfacción con los políticos.

Basta con pulsar un botón en la ventana: en la gran São Paulo, la ciudad más grande de América Latina, conviven por un día brasileños, niños o ancianos de emigrantes procedentes de más de 90 países diferentes. Y vivamos en paz y hoy nos sentimos como ustedes, y seguimos con orgullo, brasileños a todos los efectos.

Lula entendió muy bien el momento existencial que vive el país después del terremoto bolsonarista que dividió dramáticamente al país y está comprometido a mantener viva la vocación de felicidad de los brasileños. La sacó a colación hace tres días en Brasilia, en una reunión de su partido, el PT, para ser lo más duro posible, para insistir en que es necesario, a cualquier precio, reunificar el país, que había estado dividido durante la crisis de Bolsonar. crisis. Sí, segundo, “cueste lo que cueste al partido”.

Les dijo que tienen que volver a lo básico, ya que según él, se habían alejado de ellas. “¿Es lo que decimos que la gente quiere educarnos?”, advirtió. Lula llegó a decir que los votos “sólo se consiguen con dinero”. Y ahora toca otro tabú: la izquierda tiene que ir al corazón de los miles de evangélicos que han sido captados por la derecha, la mayoría de los pobres.

Lula dijo a más de dos mil militantes de su partido: “¿Le estamos diciendo a la gente lo que quiere aprender de nosotros? ¿O tenderemos a aprender con la gente cómo hablarles?

Fue una de las mayores dificultades que también encontré mientras viajaba a este país desde hace 20 años donde informé la época de su idiosincrasia, sus contradicciones y sus peculiaridades muy marcadas, sobre toda la tozudez de las personas en mantenimiento felices de sopesar todo. los pesos.

Es cierto que ese orgullo de ser brasileño hizo posible perder la identidad latinoamericana, durante los cuatro años turbulentos del gobierno golpista de Bolsonaro. Fueron los esfuerzos que Lula hizo hoy con su nuevo gobierno para dedicar al pueblo el gusto por la vida y su intento de reunificar el país en lo mejor de su identidad, que es el deseo de felicidad, de convivencia pacífica, de aceptación de las diferencias. , de los valores que llevaba el bolsonarismo a bordo.

De cualquier forma, si la isla de Lula ha logrado volver al poder, el bolsonarista ultraderecha, que sigue viviendo a pesar de todo y espera que una mirada de Lula levante la cabeza, lo cierto, y para algunos desconcertante, es el que los brasileños, con todos sus pecados, intentan no perder lo mejor de sus antepasados: su carácter festivo, su tozudez en querer ser feliz, sus hijos y el orgullo de no querer cambios para nadie. Hijo, paradójicamente, yo era feliz en medio de su infelicidad.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_

Avatar photo

Jesus Manuel Sanchez Delgado

Entradas relacionadas

Read also x