Castleivar

Las últimas noticias del mundo de los negocios y la economía

Los reguladores federales intentan obligar a Starbucks a reabrir 23 tiendas

Los reguladores federales intentan obligar a Starbucks a reabrir 23 tiendas

Las autoridades laborales federales acusaron el miércoles a Starbucks de cerrar ilegalmente 23 tiendas para reprimir la actividad sindical y trataron de obligar a la empresa a reabrirlas.

Una queja emitida por una oficina regional de la Junta Nacional de Relaciones Laborales alegaba que Starbucks cerró tiendas porque sus empleados participaban en actividades sindicales o para disuadir a los empleados de hacerlo. Al menos siete de las 23 tiendas identificadas estaban sindicalizadas.

La medida de la agencia es la última de una serie de acusaciones de funcionarios federales de que Starbucks violó la ley durante una campaña sindical de dos años.

Se espera que el caso llegue ante un juez de derecho administrativo el próximo verano, a menos que Starbucks llegue a un acuerdo primero. Además de pedirle al juez que ordene la reapertura de las tiendas, la demanda quiere que los empleados sean compensados ​​por la pérdida de ingresos o beneficios y otros costos incurridos como resultado de los cierres.

“Esta queja es la última confirmación de la determinación de Starbucks de oponerse ilegalmente a la organización de trabajadores”, dijo Mari Cosgrove, empleada de Starbucks, en un comunicado emitido a través de un portavoz del sindicato Workers United.

Un portavoz de Starbucks dijo: “Cada año, como estándar de la empresa, evaluamos la cartera de tiendas” y normalmente abrimos, cerramos o modificamos tiendas. La compañía dijo que abrió cientos de nuevas tiendas el año pasado y cerró más de 100, de las cuales alrededor del 3% estaban sindicalizadas.

La campaña sindical comenzó en 2021 en el área de Buffalo, Nueva York, donde dos tiendas se unieron en diciembre, antes de extenderse por todo el país. Más de 350 de las aproximadamente 9.300 ubicaciones propiedad de la empresa se han sindicalizado.

La junta laboral emitió más de 100 quejas que cubrían cientos de acusaciones de comportamiento ilegal por parte de Starbucks, incluidas amenazas o represalias contra trabajadores involucrados en actividades sindicales y falta de negociación de buena fe. Los jueces administrativos han fallado en contra de la empresa en más de 30 ocasiones, aunque la empresa ha apelado esas decisiones ante el pleno del Comité Laboral de Washington. Los jueces han rechazado menos de cinco denuncias.

Ninguno de los talleres sindicalizados ha negociado un contrato laboral con la empresa y la negociación se ha estancado en gran medida. La semana pasada, Starbucks escribió a Workers United diciendo que quería reanudar las negociaciones.

Según la denuncia del miércoles, los ejecutivos de Starbucks anunciaron el cierre de 16 tiendas en julio de 2022 y luego anunciaron muchos otros cierres en los próximos meses.

Un juez de derecho administrativo dictaminó anteriormente que Starbucks había cerrado ilegalmente una tienda sindicalizada en Ithaca, Nueva York, y ordenó que los trabajadores fueran reintegrados con salarios atrasados, pero la empresa apeló esa decisión.

La nueva queja se emitió el mismo día en que Starbucks publicó una versión no confidencial de una evaluación externa sobre si sus prácticas se ajustaban a su compromiso declarado con los derechos de los trabajadores. Los accionistas de la empresa votaron a favor de la valoración en una votación no vinculante, cuyos resultados se anunciaron en marzo.

El autor del informe, Thomas M. Mackall, ex abogado administrativo y funcionario de relaciones laborales de la empresa de administración de alimentos e instalaciones Sodexo, escribió que “no encontró evidencia de un ‘manual antisindical’ o instrucciones o capacitación sobre cómo violar las leyes estadounidenses”. leyes”.

Pero Mackall concluyó que los funcionarios de Starbucks involucrados en responder a la campaña sindical no parecían entender cómo la Declaración Global de Derechos Humanos de la compañía podría limitar su respuesta. La Declaración de Derechos compromete a Starbucks a respetar la libertad de asociación de los empleados y la participación en la negociación colectiva.

Mackall citó “promesas y amenazas supuestamente ilegales” y “disciplina y despidos supuestamente discriminatorios o de represalia” por parte de los gerentes como áreas en las que Starbucks podría mejorar.

En una carta que acompaña a la publicación del informe, el presidente del consejo de administración de la empresa y un director independiente afirmaron que la evaluación era clara y que “Starbucks no tenía intención de desviarse de los principios de libertad de asociación y del derecho de negociación colectiva”. Al mismo tiempo, agrega la carta, “hay cosas que la empresa puede y debe hacer para mejorar sus compromisos declarados y su adhesión a estos importantes principios”.

Avatar photo

Jesus Manuel Sanchez Delgado

Entradas relacionadas

Read also x