Castleivar

Las últimas noticias del mundo de los negocios y la economía

La UE cierra el pacto migratorio tras años de negociación y con la aceptación de requisitos de protección | Internacional

La UE cierra el pacto migratorio tras años de negociación y con la aceptación de requisitos de protección |  Internacional

Cuesta años cerrar el pacto migratorio en la UE, probablemente el tema más divisivo entre los Veintisiete desde que explotaron la crisis de refugiados en 2015 debido a la guerra en Siria. Este plan ha sido aprobado, con una resolución final de tres días de negociaciones entre el Consejo de la UE -siguiendo el ejemplo de España, que ocupa la presidencia hasta el 31 de diciembre- y el Parlamento Europeo con la asistencia de la Comisión. Se trata de cinco normas que perfilan una nueva arquitectura para la gestión de migrantes que toleran el acceso a quienes acceden al bloque comunitario de manera irregular. El texto introduce, en primer lugar y de forma permanente, las controversias cruciales que obligan a todos mis Estados a recurrir a los solicitantes de asilo (o a pagar una tarifa al fondo comunitario en caso de que así lo deseen).

El nuevo entendimiento regula todos los pasos del periodo de acogida de los solicitantes de asilo, desde el nombramiento del solicitante en el territorio comunitario hasta su llegada o regreso. La Comisión Europea presentó su propuesta reglamentaria en 2020. Pero recién en junio el Consejo de la UE podrá cerrar una posición común sobre uno de los aspectos más controvertidos, los casos obligatorios de los solicitantes de asilo en situaciones de mucha presión migratoria en las fronteras, como en 2015. , a dividir entre todos los socios y que se rige por el reglamento. El acuerdo establecido pretende dar respuesta a un mínimo de 30.000 solicitantes de asilo al año (quedan excluidos de este reparto aquellos que ya se enfrentan a una alta presión migratoria).

La propuesta inicial era que estas cuotas fueran ineludibles. Al final se adjuntó al pacto que la solidaridad obligatoria se convertirá en “solidaridad obligatoria pero flexible” al fijar un pago de 20.000 euros por persona para la parte del país que lleve la carga de su corazón. Otro paso decisivo se produjo en octubre, cuando el Consejo decidió su posición sobre el quinto y último de los reglamentos -sobre situaciones de crisis y explotación- para abrir la puerta a la negociación entre los colegisladores de la UE para establecer un texto jurídico definitivo.

Desde entonces he iniciado una tensa negociación para llegar al punto de acceso a este medicamento. En los últimos días los problemas se han relacionado con Francia. En este país, la migración ha capitalizado las noticias políticas en las últimas semanas. El Gobierno vio cómo la Asamblea Nacional minaba su proyecto de ley, que finalmente fue aprobado la noche del martes, pero con perseverancia en los requisitos para atraer el derecho al voto. París tiene problemas para gestionar los flujos migratorios, algo que está provocando graves problemas políticos internos y que, desgraciadamente, será un tema predominante en las elecciones europeas del próximo 6 de junio, por lo que las encuestas muestran una sumisión a las fuerzas ultraderecha en toda la UE.

“Todas las piezas han sido colocadas en su lugar. Es un punto de inflexión en los cinco pilares clave del Pacto de Migración y Asilo. Ha recorrido un largo camino pero nosotros hemos recorrido un largo camino”, afirmó la vicepresidenta de la Comisión Europea, Margaritas Schinas. Le pregunté a un negociador aquellos días en los que esas piezas no eran fáciles de mover, porque con cada paso que daban, quería depender de lo que no se perdieran apoyos en el Parlamento o entre los estados miembros. “Todos los ciudadanos de la UE quieren que sus gobiernos se enfrenten a la red migratoria y hoy han dado un gran paso en esa dirección”, afirmó el ministro español del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

El pacto migratorio se compone de cinco reglas: el control y tratamiento de datos de los migrantes, el control de las fronteras exteriores, la protección judicial y recursos necesarios, la administración de crisis y la gestión y atención de los solicitantes. asilo. Este último es capital porque según la regulación actual corresponde a los países en los que se produce la primera entrada del migrante en la UE, la que sitúa a la cabeza a países como España, Italia o Grecia. El objetivo claro es separar a los inmigrantes que buscan refugio en Europa por motivos económicos y, sobre todo, disuadirles de emprender un viaje irregular. El acuerdo acordado es, en realidad, un principio claro que debe ser ratificado por los dos órganos legislativos de la UE: la Eurocámara y el Consejo, según lo decidan los Estados miembros.

Una de las instalaciones habilitadas para registrarlo son instalaciones especiales en terrenos comunitarios -en las mismas fronteras o cerca de ellas- mientras duren los plazos de solicitud de asilo, que podrían prolongarse hasta 18 meses. Este proceso se aplicará especialmente a quienes viajen a países donde la tasa de reconocimiento de la condición de refugiado es inferior al 20%.

La regulación de la “solidaridad obligatoria pero flexible” responde también al fracaso sistemático de la convocatoria de Dublín, que marca la marca de gestión de peticiones de asilo y establece que corresponde a los primeros países que reciben la gestión de peticiones a migrantes. Las masas de personas vinculadas a los países de primera línea (los que gestionan la frontera exterior de la UE) y el hecho de que la presión se concentre en los mismos lugares significa que estos Estados tienen dificultades para asumir plenamente esta obligación. En el lado sur, Italia, España y Grecia son los países con más llegadas irregulares. En muchas ocasiones, esta alta presión permite a los estados hacer marchar a los inmigrantes hacia otros países europeos, lo que suele provocar protestas en los países a los que viajan (Países Bajos, Alemania, Francia, Austria…).

El nuevo reglamento establece una fórmula de reparto entre todos los Estados miembros de una pequeña parte de los solicitantes de asilo para prestar asistencia a quienes más la reciben. La clave para que todos los socios sean aceptados es que ahora estas facturas se pueden evitar con el pago de 20.000 euros por persona en la cesta común en el caso de que un Estado tenga que hacerse cargo de la parte que le corresponde. Los socios también podrán aportar medios materiales o hacerse cargo de la gestión de las personas que ya se encuentren en su territorio, aunque entren por otro lugar y su gestión corresponda a otro. Esta es una de las reivindicaciones de los países que son el destino de una parte importante de los solicitantes de asilo que se desplazan desde la UE en los “movimientos secundarios” que marcan el pacto.

Disponer de este acuerdo con tiempo suficiente para que sea ratificado antes de que concluya la legislatura europea se considera un éxito para todas las instituciones comunitarias. “Histórico” fue un adjetivo utilizado por varias personas, desde las posiciones oficiales, que evaluaron el compromiso, entre ellas, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. El trato es tan percibido como una bebida, al menos temporalmente. El aspecto migratorio está muy presente en el debate público de muchos Estados miembros, pero la aprobación de estas normas puede implicar una corrección de la temperatura política en este entorno.

Y eso explica que esta mañana, en un gesto insólito, haya comparecido la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, junto a los negociadores de esta institución, entre ellos el eurodiputado español, Juan Fernando López Aguilar. “El Pacto de Migración y Asilo ya es un éxito en el mundo porque es un paso adelante frente a la situación insatisfactoria e insostenible del país de donde venimos. A partir de su entrada en vigor contaremos por fin con una respuesta europea a la ecología migratoria y sus retos, especialmente ante situaciones de crisis”, apuntó el socialista canario.

Por parte de las ONG (también de los grupos más grandes del Parlamento Europeo), la evaluación es diametralmente opuesta. “El Pacto de la UE sobre Migración y Asilo no es una solución a la ‘crisis migratoria’ de Europa, ni una memoria histórica. Es simplemente la continuación e intensificación de las políticas de contención y disuasión, con la negativa arbitraria en las fronteras y las expulsiones como eje”, se queja Raquel González, coordinadora de Médicos Sin Fronteras.

“Mientras examinamos las declaraciones de la UE que celebran este entendimiento, la pregunta es: ¿cuál es el precio?”, atacó Intermon Oxfam. “Cerraron las puertas a los solicitantes de asilo con malos procedimientos, aceleraron la deportación y jugaron con la vida de las personas para aumentar el riesgo de devolución. Este pensamiento también se basa en el pago de países no relevantes para la UE por los que hagan lo que esta les pide. Es un peligroso desmantelamiento de los principios clave de los derechos humanos y de la legislación sobre refugiados”, añade la experta en migraciones de esta asociación, Stephanie Pope.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_


Avatar photo

Jesus Manuel Sanchez Delgado

Entradas relacionadas

Read also x