Castleivar

Las últimas noticias del mundo de los negocios y la economía

La canción de la cisterna de Bolsonaro que mantiene encendido el fuego de la ultraderecha | Opinión

La canción de la cisterna de Bolsonaro que mantiene encendido el fuego de la ultraderecha |  Opinión
Noticias relacionadas: Noticias Similares

En el peor momento de su vida política, acusado de haber preparado un golpe de Estado para anular la victoria de Lula y con una tarta en su celda, Bolsonaro se limitó a jugar con todos los que escuchaban la convocatoria convocando a sus fieles con el catecismo en la mano. de Dios, patria, familia y libertad.

Bolsonaro, como él mismo afirmó, ha presentado al país y al mundo “una foto” que revela claramente que sus seguidores continúan intactos. Y elegí el escenario para grandes eventos nacionales: la legendaria Avenida de Sao Paulo, que puede albergar hasta un millón de personas.

Fue un punta de alto voltaje de Riesgo. El Ejército fue cooptado por Lula, quien conservó todos los privilegios de la institución, tal como los había recibido Bolsonaro. Si el evento fue un error, si se tomara con una foto de una multitud de personas aclamándolo, sería un final más desfavorable. A costa de él, el expulsado excapitán del Ejército llegó para quedarse. Es un paracaidista profesional y saltó irreflexivamente al abismo como última de sus acrobacias antes de ser encarcelado.

Para no ser tachado de loco por su pueblo, había anticipado que en el acto de Sao Paulo no sería polémico y defendería la libertad de expresión y la Constitución. Y así fue. Aún así se rebeló varias veces y para el defensor que no había instigado ningún objetivo militar dijo que siempre había seguido la letra de la Constitución que preveía una declaración de sitio en situaciones excepcionales.

Quizás el triunfo como alcalde de Bolsonaro y su arriesgado consejo en la convocatoria de la manifestación se pueden resumir en tres capítulos positivos para él: la que fue discutida por medio millón de personas, interrogándose en un promedio de las grandes manifestaciones del pasado que cambiaron el estruendo. de la política. La oposición respondió que, numéricamente, la manifestación sería un alboroto.

Segundo, que los cientos de miles acudieron, disciplinados a la cita, sin cartas contra el Gobierno ni contra el Supremo, según les pidieran. El obediente. Y el tercero que nació de la misma manera y casi fue aprobado como posible sucesor de él, de una derecha que no era ni extremista ni golpista pero sí tan dura. Se trata del actual gobernador del Estado de Sao Paulo, que con sus 40 millones de habitantes equivale a ser presidente de España: Tarcísio Freitas. Fue militar, de los pocos que hablaron a la multitud y confesaron: “Yo no era nadie. Bolsonaro es ahora ministro y hoy estoy comprometido con lo que soy”. Sí, según la mayoría de los analistas políticos, el candidato presidencial en 2026. En definitiva, porque Tarcísio representa no sólo la última derecha bolsonarista, sino la derecha como tal, sin los extremismos de su padrino.

Tal es su importancia que Lula ya intentó acercarse a él. Ambos fueron a visitar una de las zonas devastadas de São Paulo por las inundaciones, algo que llamó la atención del partido de Lula, del PT y de toda la izquierda. Sí, Lula ya intuía, con su olfato político, que Tarcísio se estaba convirtiendo en un posible sucesor de Bolsonaro, pero sin ser un golpista.

Y junto a Tarcísio Freitas, el otro protagonista y organizador material de la manifestación fue el poderoso Silas Malafaia, pastor evangélico de una de las iglesias evangélicas más poderosas y uno de los empresarios más famosos del país.

Todo lo que Bolsonaro no sabía, no pudo decir durante la manifestación, como un ataque frontal al Supremo, dijo sin tocar al poderoso pastor evangélico, convencido de que no habría valido la pena retenerlos.

Lo que no se puede ignorar cuando se habla de la extrema derecha golpista de Bolsonaro es seguir contando con millones de disciplinados evangélicos y empresarios también leales a él, convencidos de que el ejército persigue a su líder Bolsonaro para defender los valores tradicionales de la familia, de Dios y de la patria. Y cuando hablamos de Dios y de la Biblia en relación con los evangélicos, nos referimos al Antiguo Testamento, a las venganzas y las guerras, a la teología del “ojo por ojo y diente por diente”, no a lo que bendice a los pacíficos y exige perdón a enemigos.

Una palabra tuvo un significado significativo en la manifestación promovida por Bolsonaro y ganó importancia. Fue cuando Bolsonaro declaró “amnistía” para todos los demás presos y los acusó de haber participado en el vandalismo de la sede de los tres poderes en Brasilia, destruyendo todo el patrimonio artístico nacional en un gesto claramente golpista.

En realidad, Bolsonaro, que sabía que antes o después de esperar la celda, al pedir esa amnistía para su pueblo que ya estaba juzgado, estaba pidiendo subliminalmente esa amnistía para él, un cambio de demora en acusar a las instituciones democráticas, de atacar la Constitución y seguir sus felicitaciones por un nuevo régimen militar y antidemocrático.

Ahora le toca al gobierno de Lula analizar los hechos del bolsonarismo y decidir si es mejor actuar para frenar ese bolsonarismo que sigue viviendo y dividiendo el país, juzgando y encarcelando al líder o dejando que los nubarrones de intimidación de la extrema derecha se dispersen, con el peligro que puede resucitar como una avena que fue creada muerta, pero la manifestación multitudinaria resultó resistirse a morir.

Registrate aquí del Boletín de noticias de EL PAÍS América y recibe toda la información clave de la actualidad de la región

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_

Noticias relacionadas: Noticias Similares
Avatar photo

Jesus Manuel Sanchez Delgado

Entradas relacionadas

Read also x