Castleivar

Las últimas noticias del mundo de los negocios y la economía

¿Dónde está Luther King hoy? | Opinión

¿Dónde está Luther King hoy?  |  Opinión

Me ofrecieron escribir esta columna cuando registré que el 15 de enero de 1929 nació Martin Luther King, una de las figuras mundiales de las que no es necesario explicar aquellas personas fueron porque las tenían grabadas en la mente y el corazón de esa gente. no se aferran a la paz hasta la guerra.

El incansable y emblemático luchador contra el racismo y el la discriminación racial completado cada 95 años. Podría estar vivo. Murió nació con 39 años. Pero a veces un día, una hora o una frase son suficientes para cambiar el ruido de la historia. Recordamos las palabras de aquel joven y profeta: “Tengo un sueño que algún día, en las montañas rojas de Georgia, los hijos de los antiguos enclaves y los hijos de los dos antiguos podrán sentirse en la mesa de la hermandad” . Ese sueño le costó la vida.

Y, sin embargo, ni esa sangre inocente, ni ese sueño profético fueron inútiles. Ha habido infinidad de movimientos y acciones contra todo racismo que, incluso muchos de nosotros todavía vivos como aquí en Brasil, somos conscientes de su ignominia.

La pregunta que debemos hacernos en este aniversario del valiente y profeta Luther King es dónde estamos hoy esos jóvenes capaces de alcanzar con sus vidas hacer posibles nuevos y viejos tiempos de liberación de todas las clavitologías. Desde las de color de piel hasta las de género. Pero bien estamos observando que los viejos y nuevos racismos no sólo no han desaparecido, sino que siguen vigentes, así como las viejas guerras que representan un peligro para el mundo han resucitado de vuestras tumbas.

Hoy en día se debate mucho sobre los nuevos métodos de enseñanza en las escuelas y universidades. La extrema derecha, que crece en el mundo bajo la ambigüedad de la religión, defiende una educación basada en la Biblia, en lo que llaman la tradición, más cercana a la Edad Media que a las nuevas conquistas libertadoras.

Replicando el lema profético de Martin Luther King: “Yo defendo a los suyos”, quien pagó por su vida, hoy el mundo necesita encontrar nuevos sueños de libertad. La paradoja es que vivimos en una era en la que los mensajes son lanzados al mundo por quienes quieren divertirse por las libertades y se ven favorecidos como nunca por las nuevas técnicas de comunicación que se extienden por todo el planeta en pocos segundos.

Lo que entra en juego de vez en cuando, luchando contra las tentaciones de una nueva violencia y una nueva discriminación, es que los rojos se alimentan más de mensajes de paz y hermandad, de estadísticas de muertes en la guerra. De tumbarse al sol, de falsificaciones, de alentar la violencia.

Palabras que evocan la paz, la libertad, la hermandad entre personas y pueblos, la alegría de vivir juntos y entremezclados, sede de sus nuevas dignidades doradas, parecen eclipsadas por el afàn de a ver quién es más refinado y eficaz en el juego, para crear discordia y Detente en el triste arte de amenazar.

Es difícil escribir esto, y más aún en el aniversario de Luther King, pero en los últimos años, en su época asesina, el mundo poco ha mejorado en sus pobres instintos de violencia y discriminación de todo tipo. La posibilidad de que la ciencia de la medicina e incluso la IA puedan prolongar la vida humana sin límites ya está en el horizonte.

La pregunta es: ¿y para qué? ¿Para enfrentar la violencia, para tener más tiempo para amar y ser felices juntos e iguales, o para perfeccionar los demonios de la violencia y las discriminaciones cada vez más refinadas?

Siempre defendió que no es cierto que el pasado fuera mejor que el presente. Hoy tenemos muchos motivos para vivir mejor, con mayores comodidades y posibilidades de todo tipo. Incluso con millones de pobres, pero con políticos sociales ni soñados en el pasado y con la mujer que puede apuntar al querido de los varones sin el complejo de sentirse inferior. Seguimos el racismo y la discriminación, pero somos menos conscientes de ello para poder jugar, algo que antes se consideraba normal.

Si Luther King fue visto como un héroe por condenar el racismo que afligía a los negros de su tiempo, hoy, aunque el juego no ha terminado, estamos mil veces más convencidos de que solo hemos cumplido cinco años desde toda la discriminación que afectó a los negros. humanos es un crimen.

Lo que también es necesario es que esos jóvenes que dominan las aguas, uniendo a millones de personas, sean capaces de poner su genio y sus capacidades al servicio de las causas que encantan a la humanidad en el momento en que se convierten a la guerra, cuando no. en partes de datos falsos.

Curiosamente, hoy los grandes periódicos nacionales preguntan a la ciencia médica sobre la importancia de sus hijos, algo que ya analizó Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis. De lo que aquí se habla menos, y parece que hay cierta vergüenza al hacerlo, es de sus hijos de la liberación, aquellos que le costaron la vida a Luther King, pero cuya fuerza sigue viva y es la única capaz de salvarse de Viejas vidas y nuevas esclavitudes.

La poeta brasileña Roseana Murray, ganadora de la Academia Brasileña de las Letras, improvisó estas líneas para la columna:

Algunos hombres son estrellas

en las noches más duras.

Están magullados en el mar embravecido.

Son hilos de esperanza.

Alguien construye la paz sólo con su nombre,

aunque sí, lo sé.

Hola, Luther King.

Continuar siendo gestor de agua y vidrio.

Registrate aquí del Boletín de noticias de EL PAÍS América y recibe toda la información clave de la actualidad de la región

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_

Avatar photo

Jesus Manuel Sanchez Delgado

Entradas relacionadas

Read also x